RECLAMACION DE IMPAGADOS

 

09/09/2014 17:41:13


Vamos ha analizar el cauce para reclamar una deuda documentada mediante una letra de cambio, cheque o pagaré, es decir, a través de un documento cambiario que ha sido devuelto o impagado por el deudor; y ese cauce es el Juicio Cambiario.

El Juicio Cambiario se define en la Ley 1/2000, de Enjuiciamiento Civil, como el procedimiento especial concebido para una protección rápida y eficaz a aquellas deudas que figuran documentadas en letras, cheques y pagarés. En consecuencia, el Juicio Cambiario es un procedimiento ágil destinado a obtener rápidamente el cobro de las cantidades que son adeudadas y que están documentadas en efectos cambiarios (letra de cambio, cheque o pagaré); o bien de forma voluntaria o bien mediante la obtención de una rápida ejecución dineraria forzosa contra el patrimonio del deudor moroso. Es importante señalar que, para la utilización de este procedimiento, no existe límite alguno respecto de cuantía que se puede reclamar.

El Juicio Cambiario se regula en los Arts. 819 a 827, ambos inclusive, de la Ley de Enjuiciamiento Civil; y, según el primero de estos preceptos, procederá el juicio cambiario para el cobro de créditos o deudas documentados en letra de cambio, cheque o pagaré que reúnan los requisitos previstos en la Ley cambiaria y del cheque.

No obstante, con carácter general, y como ocurre con la mayoría de las deudas, la deuda cambiaria debe ser líquida y vencida. Líquida quiere decir que el documento cambiario en cuestión acredite una obligación del deudor de pagar una cantidad perfectamente determinada expresada en euros o, en su caso, en moneda extranjera admitida a cotización oficial. Vencida quiere decir que ya se haya cumplido la fecha fijada para cumplir con la obligación que se documenta en esos efectos cambiarios sin que la misma se haya hecho efectiva por el obligado al pago.

Si se dan estas circunstancias, el Juicio Ejecutivo, según el artículo 821 de la LEC, "comenzará mediante demanda sucinta a la que se acompañará el título cambiario". En esta demanda, al igual que en la del Juicio Verbal, se consignarán los datos y circunstancias de identificación del actor (demandante) y del demandado y el domicilio o los domicilios en que pueden ser citados, y se fijará con claridad y precisión lo que se pida. Es decir, el Juicio Cambiario se iniciará mediante una demanda breve y sencilla.

La demanda, por tanto, debe ir acompañada de aquellos documentos en los que se base la reclamación; es decir, la letra de cambio, el cheque o el pagaré impagados, acreditando además si se ha efectuado el protesto por falta de pago, o declaración sustitutiva del protesto realizada por las entidades financieras. Por último, debe acompañar a la demanda el documento que acredite la representación del Procurador.

Es importante señalar que, a diferencia de lo que ocurre con el Proceso Monitorio, para el Juicio Cambiario SÍ es obligatoria la intervención de Abogado y Procurador.

Por lo que se refiere al Juzgado o Tribunal en el que debe presentarse esta solicitud inicial de Juicio Cambiario, el Art. 820 establece que "será competente para el juicio cambiario el Juzgado de Primera Instancia del domicilio del demandado".

Por lo que se refiere a los trámites a seguir, el artículo 821 señala que "El tribunal analizará, por medio de auto, la corrección formal del título cambiario y, si lo encuentra conforme, adoptará, sin más trámites, las siguientes medidas:

1.ª Requerir al deudor para que pague en el plazo de diez días.

2.ª Ordenar el inmediato embargo preventivo de los bienes del deudor por la cantidad que figure en el título ejecutivo, más otra para intereses de demora, gastos y costas, por si no se atendiera el requerimiento de pago."

Una vez efectuado el citado requerimiento por el Juez, pueden producirse varias situaciones:

La primera, que se regula en el Art.822 de la LEC es que el deudor pague. Así, dice el citado Art. que "Si el deudor cambiario atiende el requerimiento de pago se procederá como dispone el artículo 583, pero las costas serán de cargo del deudor". Es decir, si el deudor paga, se pondrá la suma de dinero correspondiente a disposición del demandante, se entregará al deudor justificante del pago realizado (se le devolverá el documento cambiario) y, en su caso, se dará por terminado el Juicio Cambiario, condenando al deudor al pago de las costas del mismo.

La segunda es que el deudor se oponga a la demanda de Juicio Cambiario formulada contra él/ella. En este caso, que se regula en el Art. 824 de la LEC, "en los diez días siguientes al del requerimiento de pago el deudor podrá interponer demanda de oposición al juicio cambiario". En dicha oposición, el deudor cambiario podrá oponer al tenedor de la letra, el cheque o el pagaré todas las causas o motivos de oposición previstos en el artículo 67 de la Ley cambiaria y del cheque; que transcribimos:

"Ley 19/1985, de 16 de Julio, Cambiaria y del Cheque.

Art. 67.

El deudor cambiario podrá oponer al tenedor de la letra las excepciones basadas en sus relaciones personales con él. También podrá oponer aquellas excepciones personales que el tenga frente a los tenedores anteriores si al adquirir la letra el tenedor procedió a sabiendas en perjuicio del deudor.

El demandado cambiario podrá oponer, además, las excepciones siguientes:

1. La inexistencia o falta de validez de su propia declaración cambiaria, incluida la falsedad de la firma.

2. La falta de legitimación del tenedor o de las formalidades necesarias de la letra de cambio, conforme a lo dispuesto en esta Ley.

3. La extinción del crédito cambiario cuyo cumplimiento se exige al demandado.

Frente al ejercicio de la acción cambiaria sólo serán admisibles las excepciones enunciadas en este artículo".

Si el deudor cambiario formaliza efectivamente el escrito de oposición, de conformidad con el Art. 826 de la LEC, "el Secretario judicial dará traslado de él al acreedor con citación para la vista conforme a lo dispuesto en el apartado primero del artículo 440 para los juicios verbales."

La vista, según este mismo artículo, se celebrará del modo establecido en el artículo 443 de la LEC para los Juicios Verbales, es decir, "la vista comenzará con exposición por el demandante de los fundamentos de lo que pida..." y, acto seguido, "el demandado podrá formular las alegaciones que a su derecho convengan...", es decir, debe contestar a la demanda con todos aquellos argumentos que pudieran impedir que se dicte por el Juez una sentencia condenándolo.

Si tras esta fase de alegaciones no hubiere conformidad sobre los hechos, las partes propondrán las pruebas que estimen oportunas en defensa de sus derechos y, una vez admitidas las que no sean impertinentes o inútiles, se practicarán seguidamente.

Una vez practicadas todas la pruebas se dará por terminada la vista.

Lo que sí regula el Art. 826 son los efectos de la incomparecencia a la vista de las partes. Así, si no compareciere el deudor, el tribunal le tendrá por desistido de la oposición, se despachará ejecución por las cantidades reclamadas y se trabará embargo sobre los bienes del deudor.

Si el que no comparece es el acreedor, el tribunal resolverá lo procedente sin oírle sobre la oposición formulada por el deudor.

Por último, y como tercera postura a adoptar por el deudor, debemos acudir al Art. 825 de la LEC, que establece que cuando el deudor no paga ni interpone demanda de oposición en el plazo establecido, "el Tribunal despachará ejecución por las cantidades reclamadas y tras ello el Secretario judicial trabará embargo si no se hubiera podido practicar o, conforme a lo previsto en el artículo 823, hubiese sido alzado”.

La ejecución despachada en este caso se sustanciará conforme a lo previsto en esta Ley para la de sentencias y resoluciones judiciales y arbitrales.

Finalmente, de conformidad con el Art. 827 de la LEC, y para el caso de que existiese oposición, "en el plazo de diez días, el tribunal dictará sentencia resolviendo sobre la oposición". La sentencia, lógicamente, deberá estimar o desestimar la oposición. Señala el Art. 827 de la LEC que si la sentencia que desestima la oposición es recurrida, podrá ejecutarse, no obstante, de forma provisional. Igualmente, si la sentencia que estime la oposición es recurrida, podrá alzarse el embargo preventivo acordado o, en su caso, mantenerse exigiendo al deudor la prestación, o el aumento, de la caución que hubiere prestado.